Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #151 – El primer overlord en Hill House

The Haunting of Hill House, El primer hombre en la luna y Overlord.

November 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS TV

Un Extraño Enemigo: Reseña del capítulo 4, “Pistolas”

Por:

23-10-2018
Un Extraño Enemigo Pistolas

Tras plantar armas en el movimiento estudiantil, Barrientos provoca un accidente que podría traer consecuencias fatales para todos.

En el cuarto capítulo de Un Extraño Enemigo, la serie Amazon Prime Video se enfoca más en el movimiento de los jóvenes para mostrarnos cómo son víctimas de su propio idealismo. Fernando Barrientos (Daniel Giménez Cacho) recibe amenazas anónimas mientras su esposa, Esperanza (Karina Gidi), intenta pertenecer a un círculo exclusivo de mujeres que puede mejorar la imagen de su familia. Ya estamos a la mitad de la historia y la tensión sigue aumentando, en gran parte, gracias a que los personajes alrededor de Barrientos así como los estudiantes comienzan a tener más claros sus objetivos, preparando la pista para la recta final de la serie.

Un Extraño Enemigo Karina Gidi

En “Pistolas” conocemos un poco más la relación entre Barrientos y su esposa Esperanza (Karina Gidi)

Ojo por ojo

En una escena bastante cruda, la familia Cerón –encabezada por Domingo Cerón (Gerardo Trejoluna), editor del periódico Nuestra Nación– está disfrutando una noche tranquila hasta que un asesino entra a su cuarto y los elimina a todos sin piedad. Al día siguiente, Barrientos también se entera de la muerte de uno de sus agentes y además recibe un arreglo floral con una tarjeta que lo señala como el culpable de las explosiones en el metro. Lógicamente, Barrientos entiende las señales y su instinto lo lleva a visitar a Alfonso Corona del Rosal (Fernando Becerril) para decirle “que ya se encuentran a mano” con los asesinatos que han ordenado y lo mejor es que ambos se detengan. Pero Corona del Rosal niega todo y Barrientos sólo le recuerda que, en este punto de la carrera política, él tiene más cosas que perder.

Por su parte, Corona del Rosal se reúne con Marcelino García Barragán (Emilio Guerrero) para comentarle los beneficios de un golpe de estado, idea a la que el comandante se niega rotundamente. De hecho, en una escena posterior, todos los comandantes del ejército nacional se reúnen con Díaz Ordaz (Hernán del Riego) para recordarle que están de su lado y pueden ayudarlo a resolver el conflicto con los estudiantes si así lo desea.

En una reunión con el rector Javier Barros Sierra (Arturo Echeverría), los estudiantes de la UNAM piden que el diálogo con Echeverría (Antonio de la Vega) sea completamente público, lo cual no sienta bien con el político. Es así que Echeverría le hace una visita a Fidel Velázquez (José Carlos Ruiz), líder de la CTM, para pedirle que los trabajadores a su cargo hagan una marcha en contra del desorden estudiantil. Sin embargo, esta marcha también termina con granaderos lastimando a los trabajadores y Díaz Ordaz regaña a Echeverría por este nuevo problema. De nuevo, es interesante la luz que la serie pinta sobre el presidente Gustavo Díaz Ordaz, ya que hasta el momento ha sido un personaje totalmente pasivo a todo lo que sucede a su alrededor. En esta ficción, Díaz Ordaz es alguien que reacciona y que hasta el momento no ha tomado ninguna iniciativa al respecto, lo cual es entendible considerando que su principal preocupación es la imagen de México en el extranjero.

Un Extraño Enemigo Irene Azuela

Elena (Irene Azuela) sufre las consecuencias de tener una relación sentimental con Barrientos.

Alta sociedad

Esperanza Barrientos le pide a su esposo $50,000 pesos para donarlos a la “causa” de Carmen Martínez Manatou (Blanca Guerra). No obstante, este dinero es en realidad una entrada al círculo de esposas de algunos de los políticos más importantes del país. Durante su primera reunión, Esperanza se ve particularmente ofuscada cuando las otras mujeres se refieren a su esposo sólo como un policía, lo cual ella corrige diciéndoles que se trata de Fernando Barrientos, jefe de la DNS. Esta secuencia explica un poco el tipo de relación que tiene con su marido y también arroja ciertas respuestas a la interrogante de por qué le permite tener una amante bajo ciertas condiciones. Esperanza, al parecer, es una mujer más preocupada por el estatus y lo material que por la intimidad que pueda llegar a tener con su esposo. A su vez, Barrientos parece estar satisfecho con dicho acuerdo, encontrando en Elena aquello que no tiene en su propia casa con su propia familia.

Esperanza no puede lidiar con la presión de este círculo de mujeres y al llegar a su casa se queja con su esposo de la idea que tienen las demás familias sobre ellos. Su conversación llega a un alto cuando el teléfono suena y, al contestarlo, Barrientos se da cuenta de que alguien ha entrado a su casa y ha dejado un fólder en su estudio. Asustado, Barrientos revisa toda la casa y la calle sin encontrar al culpable.

Lo anterior no impide que Barrientos continúe con su plan maestro y en esta ocasión use a Beto (Kristyan Ferrer) para plantar armas rusas entre los estudiantes. Navarro (Roberto Duarte) es quien la hace de mensajero y cuando le entrega el paquete a Beto le dice que pronto le conseguirá más balas y, de ser necesario, puede llamarlo en cualquier momento. Más tarde, los estudiantes se quedan sorprendidos con el paquete de armas que alguien les mandó. David (Andrés Delgado) opina que lo mejor es guardar las armas hasta averiguar de dónde vienen, pero Memelas (Manuel Cruz Vivas) se emociona con ellas y piensa que podrían ser útiles ahora que sus compañeros están desapareciendo. De nuevo, es desafortunado –pero evidente– que los estudiantes están luchando contra alguien que los sobrepasa en todos los aspectos: inteligencia, planeación, fuerza… No obstante, es esta esperanza e ingenuidad por la que su trama funciona y también son las razones por las que, en la vida real, algunos movimientos sociales llegan a cambiar al mundo. Lo crudo de Un Extraño Enemigo es que nos muestra todos los obstáculos a los que se enfrentan estas personas que buscan un cambio y que a veces son las más lastimadas únicamente por tener las mejores intenciones en mente.

Un Extraño Enemigo 1x04

Las acciones de Barrientos traen consecuencias fatales para los estudiantes en “Pistolas”.

Al descubierto

Al visitar a Elena (Irene Azuela), Barrientos se encuentra con que su amante lo culpa de censurarla con el texto que estaba escribiendo acerca del racismo en Estados Unidos. Al parecer, el periódico no publicó el texto en el que Elena había estado trabajando porque “alguien” les ordenó que lo omitieran de la edición. Aunque Barrientos niega ser el culpable, este incidente lo lleva a pensar sobre la identidad de la persona que eliminó a parte de su equipo y que lo acosó en su casa. Eventualmente, Barrientos encuentra al culpable –quien resulta ser el asistente de Corona del Rosal– y lo elimina sin titubear.

David visita a su hermana Isabel (Ruth Ramos) para celebrar el cumpleaños de su sobrino. No obstante, cuando llega su madre, ésta se indigna ante la presencia de David y su pareja, Joaquín (Arturo Caslo). Para evitar problemas entre la familia de David, los chicos se van a la fiesta de Óscar (Luis Curiel), la cual se torna sangrienta cuando miembros de la FNET llegan y provocan altercados entre los presentes. Asustado por la situación, Memelas usa una de las pistolas que Beto plantó en el consejo estudiantil y, por accidente, hiere a Joaquín en el estómago. La que sigue es una de las secuencias con más tensión que la serie ha presentado hasta el momento:

David, Alicia (Ana Clara Castañón), Óscar y Beto tratan de encontrar una solución al problema, siendo Beto quien se ofrece a llamarle a “un familiar que es veterinario” para que atienda a Joaquín. Pero cuando Beto está a punto de llevarse a Joaquín, dos policías llegan a la casa de Óscar para investigar reportes de disparos de armas de fuego en la zona. Mientras David y Óscar confrontan a uno de los policías, Beto y Alicia se encargan de sacar a Joaquín por otro departamento. El plan parece funcionar hasta que el policía descubre la sangre de Joaquín en la sala de Óscar y ordena a los estudiantes a rendirse de inmediato. Por suerte, “el familiar veterinario” de Beto llega y pone fin a la situación: Navarro le ordena a los policías que dejen a los chicos tranquilos y es así que todos logran sobrevivir unas horas más.

En la última escena, Alicia ve cómo Beto, su novio, con su “familiar” –Navarro– y con Joaquín, dándose cuenta que Beto ha sido un infiltrado todo este tiempo y que probablemente nunca más verá a su otro amigo. Esta revelación es importante puesto que pone a Alicia en un rol más interesante que el que ha tenido hasta este episodio. ¿Delatará a su novio o tratará de obtener una explicación de sus acciones antes de denunciarlo con los demás estudiantes?

“Pistolas” es el mejor episodio de la serie hasta ahora, ya que no sólo nos muestra a un Barrientos como nunca lo habíamos visto (asustado y vulnerable) sino que también nos permite conocer más sobre los estudiantes. Esto último es importante en la narrativa si recordamos hacia dónde nos dirigimos y cuál es el resultado final de este conflicto.

Soy fan de los slasher y me gustaría vivir en una película de terror. De grande quiero ser como Sidney Prescott. Algún día escribiré un best seller. Me gustan los libros, las series y obviamente, el cine.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios