Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #151 – El primer overlord en Hill House

The Haunting of Hill House, El primer hombre en la luna y Overlord.

November 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS TV

Un Extraño Enemigo: Reseña del capítulo 7, “Solución definitiva”

Por:

26-10-2018
Díaz Ordaz Un Extraño Enemigo

A un episodio del final de esta historia, Un Extraño Enemigo nos muestra la ocupación de la UNAM por parte del ejército y las consecuencias que esta decisión tuvo en el país y alrededor del mundo en vísperas de las Olimpiadas del 68.

En “Solución definitiva”, Un Extraño Enemigo inicia con una escalofriante secuencia del día en que el ejército tomó las instalaciones de la UNAM. Este incidente tuvo lugar el 18 de septiembre de 1968, a menos de quince días de la matanza de Tlatelolco. Puesto que este episodio termina a dos días de esta fecha, es interesante analizar la línea de tiempo de la historia, la cual, desde el inicio de la serie, ha tratado de incluir muchos de los eventos que en la vida real culminaron en la masacre que todos conocemos. Para fines narrativos (y puesto que la serie es, al final del día, una ficción), es efectivo que el proyecto no se preocupe en señalar las fechas exactas; sin embargo, como audiencia, el ejercicio de reconocer cómo transcurrieron los hechos es definitivamente útil e informativo.

Barrientos Un Extraño Enemigo

Medidas extremas

Después de que el ejército toma las instalaciones de la UNAM, David (Andrés Delgado), Beto (Kristyan Ferrer) y sus amigos tratan de escapar antes de ser capturados. Eventualmente, ellos encuentran refugio con un profesor de la Facultad de Ciencias Políticas, quien resulta –junto con Beto– ser cómplice de Barrientos (Daniel Giménez Cacho) esa noche. En el mismo departamento donde se encuentran ocultos, Barrientos se reúne con Beto para preguntarle cómo salieron las cosas y para pedirle que mantenga los ánimos de la protesta vivos entre sus compañeros. Por su parte, Beto le pregunta a Barrientos qué es lo que puede decir sobre Alicia puesto que David y los demás siguen preguntando por ella.

Después de la ocupación de la UNAM, Alfonso Corona del Rosal (Fernando Becerril) se muestra enojado ante los resultados: el ejército sólo logró capturar a tres de los líderes del Consejo Nacional de Huelga, lo cual significa que la operación fue en vano. Al día siguiente, Javier Barrios Sierra (Arturo Echeverría), rector de la UNAM, presenta su renuncia como respuesta a los ataques. Esto alegra a Díaz Ordaz (Hernán Del Riego), pero su gabinete le advierte que, contrario a lo que él imaginaría, la salida de Barrios Sierra representa algo negativo para la imagen del país. Con ayuda de Jesús Reyes Heroles (Juan Carlos Vives), Díaz Ordaz acepta reunirse con Barrios Sierra para discutir la situación, llegando a una tregua que Díaz Ordaz acepta a regañadientes.

Echeverría Un Extraño Enemigo

Drama familiar

A la par de los conflictos políticos, Enrique Barrientos (Enrique Arrizon) por fin contrae matrimonio con Laura (Ximena Romo). En la noche de la celebración, Enrique tiene una conversación con su papá en la que le dice que no va a cometer los mismos errores que él. Y aunque Barrientos parece dolido por el comentario, el protagonista le concede a su hijo el beneficio de la duda. En esa misma plática, Barrientos dice sentirse orgulloso cuando descubre que su hijo ha sido aceptado en Harvard y tiene planes de irse con Laura antes de que nazca su bebé.

Por otra parte, el Consejo Nacional de Huelga comienza a sufrir los estragos de la presión del gobierno cuando sus líderes difieren en cómo proceder con las negociaciones. Mientras unos quieren adoptar una postura más tranquila, hay otros que defienden la idea de seguir protestando por sus derechos. Como es de esperarse, Beto influye en sus decisiones y logra inclinar la balanza hacia la continuación de las protestas estudiantiles. No obstante, Beto tiene que pagar por sus acciones y él también es testigo de cómo Barrientos arregla una llamada para que una de sus secretarias se haga pasar por Alicia. Lo curioso es que, a pesar de que Beto se ve dolido por la situación, el chico sigue sin interferir en los planes de su jefe.

2 de octubre Un Extraño Enemigo

Preparando el terreno

Esperanza Barrientos (Karina Gidi) asiste a un desayuno con algunas de las esposas de los políticos más influyentes del país. De nuevo, la mayoría de las mujeres la trata de forma condescendiente, pero Esperanza aprovecha la oportunidad para acercarse a Josefina Senderos (Claudette Maillé) y descubrir uno de sus secretos. Esto lleva a Esperanza a ayudar a su esposo en su empresa, tendiéndole una trampa a Josefina y, por consecuencia, a Dionisio Senderos (Marcial Casale), representante de la COFEDI. Con ayuda de unas fotos comprometedoras que ven a Josefina Senderos tener relaciones con un joven, Barrientos logra manipular a la COFEDI para que se pronuncie en contra de los movimientos estudiantiles y amenace con retirar su apoyo de las Olimpiadas del 68.

En la misma semana, Echeverría (Antonio de la Vega) y Barrientos se reúnen con Winston Scott (Alex Cox) para discutir el futuro de México. Aunque Scott es partidario de ver a Corona del Rosal o a Emilio Martínez Manatou (Javier Díaz Dueñas) como sucesor de Díaz Ordaz, Echeverría le hace ver al jefe de la CIA que Estados Unidos tendría una mejor relación con México si lo apoyan en su candidatura. Al final de la conversación, Scott se une a la causa de Echeverría y ayuda a Barrientos con su plan de ejercer presión sobre el presidente.

Tras el secuestro de deportistas y la amenaza de una posible cancelación de las Olimpiadas del 68, el comité de Estados Unidos se reúne con Gustavo Díaz Ordaz para hacerle saber lo grave de la situación y para ofrecerle, de nuevo, la ayuda militar del país del norte. Lo anterior sólo hace enojar aún más a Díaz Ordaz, quien le da un ultimátum a todo su gabinete al final del episodio: en 48 horas, el problema de los estudiantes debe encontrar una solución definitiva. En una toma un tanto macabra que augura el final que todos conocemos, Echeverría marca en su agenda el 2 de octubre como la fecha límite para cumplir las órdenes del presidente y asegurar su futuro en la política mexicana.

Como cada semana, es impresionante la complejidad que la serie y Hernán del Riego le han dado a la figura de Díaz Ordaz. Es un logro que, como público, sea complicado encasillar a este personaje con una etiqueta y, por el contrario, entender las posibles razones que lo llevaron a tomar ciertas decisiones. En este capítulo en especial, Díaz Ordaz es alguien que se encuentra entre la espada y la pared: dialogar con los estudiantes mermaría su imagen y el poder que representa para México, pero de no hacerlo, sus acciones podrían traer terribles consecuencias para su gobierno. Asimismo, su contraparte, Luis Echeverría (interpretado con precisión por Antonio de la Vega), comienza a tomar fuerza en la historia después de que en los primeros episodios se mantuvo a la sombra de Barrientos. Por momentos –y tomando en cuenta lo que sabemos de estos individuos en la vida real–, es verdaderamente terrorífico ver su lucha por el poder a costa de las demás personas. Sin embargo, es justo este suspenso y esta tensión lo que han hecho a esta serie tan gratificante.

 

Soy fan de los slasher y me gustaría vivir en una película de terror. De grande quiero ser como Sidney Prescott. Algún día escribiré un best seller. Me gustan los libros, las series y obviamente, el cine.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios