Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Columnas REVISTA

Un Muerto que Camina

Por:

01-11-2010

 Quizás MÓRBIDO haya concluído actividades el día de ayer Domingo, luego de cuatro días en los que la oferta fílmica habría de incluír lo mismo cintas fundamentales para el género como Ojos sin rostro (Les yeux sans visage, 1960), clásicos como Diabolik (1968) y El escapulario (1966), revelaciones como Somos lo que hay (2010) o […]

 Quizás MÓRBIDO haya concluído actividades el día de ayer Domingo, luego de cuatro días en los que la oferta fílmica habría de incluír lo mismo cintas fundamentales para el género como Ojos sin rostro (Les yeux sans visage, 1960), clásicos como Diabolik (1968) y El escapulario (1966), revelaciones como Somos lo que hay (2010) o El sanatorio (2010) —la historia de fantasmas costarricense que terminaría por llevarse el reconocimiento a la favorita del público— y, por supuesto, cintas de tan diverso culto como The human centipede (2009), la película de Nacho Vigalondo Los Cronocrímenes (2007) o La noche de los mil gatos (1972), Vacaciones de terror (1988) y, de hecho, todas las incluídas en el homenaje que se llevó a cabo a la familia Cardona.

 Sin embargo, mucho es áun lo que nos queda por hablar sobre este festival, un esfuerzo por llevar al encuentro con su público a filmes que, en la mayoría de los casos, han sufrido no sólo el desdén de las distribuidoras y la apatía con que exhibidores y público miran aún al cine hecho en México y demás cinematografías periféricas, sino también ese prejuicio que el cine de género despierta tanto en la crítica como en las buenas conciencias. Recuerdo como, durante la preparación del primer MÓRBIDO, el proyecto habría de enfrentar lo mismo la suspicacia e incredulidad de algunos de los habitantes de Tlalpujahua como una escasez de títulos que, en aquél nada lejano año de 2008, nos llevaría a optar por la retrospectiva y la programación de cintas como The midnight meat train, un filme fascinante pero que no representaba la vocación del festival como punto de referencia y plataforma para el cine de fantasía, terror y ciencia ficción Hispanoamericano.

 Hoy, la selección oficial de MÓRBIDO incluye el estreno —en algunos casos antes que en cualquier otra pantalla en el mundo— de Ángel caído (2010), Viernes de ánimas (2010) y Depositarios (2010), todas ellas películas mexicanas, y la presentación en nuestro país de la ya mencionada El sanatorio, Muerto en tres días (In 3 Tagen Bist Du Tot, 2006), la cinta colombiana Funeral siniestro (1977), la proyección de Atroz (2010) —una coproducción entre México y España— como función de clausura y, por supuesto, los estrenos de Sudor frío (2010) y hasta de The Walking Dead, crónica épica del apocalipsis zombie producida por Frank Darabont, antes que en televisión.

 Así, y al igual que los muertos vivientes de The Walking Dead, parece que MÓRBIDO habrá de continuar dando de qué hablar durante mucho tiempo, no sólo en su cuarta edición sino también —por lo menos durante los próximos días— en este mismo espacio, en donde tenemos aún por compartir nuestras entrevistas en video con Adrián García Bogliano y Rodrigo Ordóñez, el director de Depositarios, nuestras críticas a esta última, The Human Centipede y Viernes de ánimas, video e imágenes del homenaje a la familia Cardona y hasta el video del palomazo que Botellita de Jerez se aventó en el festival.

 Así que MÓRBIDO vive…

Antonio Camarillo

Este texto fue ideado, creado y desarrollado al mismo tiempo por un equipo de expertos trabajando en armonía. Todos juntos. Una letra cada uno.

Notas relacionadas

Comentarios