Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #192 – Especial TIFF

Toronto International Film Festival y Midsommar.

September 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Una familia al instante: Sean Anders y su historia real de adopción

Por:

30-11-2018
familia al instante

Sean Anders nos platicó la verdadera historia detrás de Una familia al instante y es aún más emotiva que la trama de la película.

La historia verídica del director Sean Anders, y la representación de ella en forma de comedia dramática en su película Una familia al instante, es una pequeña muestra del proceso de adopción interno y externo en Estados Unidos. A pesar de ser el país con mayor índice de adopción en el mundo –y de contar con el apoyo de grandes estrellas de Hollywood, como Sandra Bullock o Viola Davis–, ha disminuido un 72% en la última década. Historias como ésta, sin embargo, podrían ayudar a que ese índice regrese a lo que era a inicios del milenio.

“Cualquier niño que entra a tu casa sin ser tu hijo biológico pasa por algunos problemas. Esa es la realidad”, nos platicó en entrevista el también director de Guerra de papás y Cómo matar a tu jefe 2. “Pero de lo que nadie habla es que hay beneficios que vienen con estos niños”.

Una familia al instante cuenta la historia real de cómo Anders y su esposa empezaron su familia: una pareja de 40 años de edad que debatía si tener hijos era una opción viable, puesto que no querían convertirse en esos papás viejos cuando sus hijos cumplieran 15 años. Cierto día, Anders –de nombre Pete en la cinta, interpretado por Mark Walhberg– bromeó con su esposa (interpretada aquí por Rose Byrne): “Deberíamos adoptar a un niño de 5 años y así sería como si lo hubiéramos tenido hace cinco años y no seremos tan viejos”. Nunca esperó que ella lo tomara en serio: después de pensarlo, adoptaron a tres niños. Una familia al instante retrata ese proceso de ajuste.

Sean Anders se identificó con sus personajes desde la primera entrega de Guerra de papás, que sigue a un padrastro que se esfuerza por ganar el cariño y confianza de dos pequeños. “Desde entonces quise retratar la inseguridad, miedo y amor que un padre siente por sus niños en la película, porque me siento identificado con eso”, nos contó el director. No obstante, pasaron muchos años para que se convenciera de que su propia historia sería una buena trama.

La comedia toca temas como el racismo, el prejuicio hacia las madres solteras y las parejas homosexuales en la adopción, sin perder el respeto a ninguno. Según el director, en gran parte se debe al trabajo de las mujeres. “Una cosa que ayudó tremendamente fueron las mujeres. Rozemary Domínguez, quien interpreta a la madre biológica que pierde a sus hijos por drogadicción, logra subrayar esa parte que yo no conocía. Lo hizo tan maravilloso en su papel, de una manera tan enfática. Mientras que la trabajadora social, interpretada por Tig Notaro, realmente tuvo que ejercer esa profesión para poder representar la situación de su personaje”.

¡No hay pretexto! Podrás ver una de las historias más emotivas de la filmografía de Sean Anders al 2 x 1 pagando con tu tarjeta Mastercard en Cinemex.

 

 

 

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios