Revsita del Mes Suscríbete
CP99 – Cómo cortar a tu Hulk Hogan

Blade Runner 2049, Cómo cortar a tu patán y Nobody Speak: Trials of the Free Press

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Columnas REVISTA

Una oferta que jamás puedo rechazar

Por:

17-09-2008

Leo ahora el libro Gomorra, de Roberto Saviano. De alguna manera leo a contracorriente…

Leo ahora el libro Gomorra, de Roberto Saviano. De alguna manera leo a contracorriente, peleando de frente con el tiempo como si fuésemos un par de gamberros, pues quiero terminar el texto antes de ver la cinta ficción-documental del mismo nombre que dirigió Matteo Garrone y del cual todo el mundo habla en Europa. El viernes se estrenó en Alemania y estuve a punto de guardar el libro de tapa negra en el buró, con el separador atestiguando mi renuncia a terminarlo, para ir al cine más cercano y olvidarme de mi promesa tan pronto la pantalla se fuese a negros. Pero no pude. No pude o no quise. Aún no lo sé. ¿La razón? Temo que el filme terminará de redondear el proceso que el libro originó en mí: el de darme cuenta de que la mafia, en realidad, no tiene nada de elegante. Que El Padrino, mi película favorita de todos los tiempos, es tan fantasiosa como una película de Disney. Que mi amado Michael Corleone, de haber existido en carne y hueso, y aun siendo siciliano, no sería menos despiadado que un camorrista napolitano que le revienta la bala a una mujer en la nariz. Que la muerte originada por el crimen, contrario a la trazada en celuloide, apesta y duele y lacera; y no tiene un soundtrack de fondo; y no es fina, no señor, es más bien pegajosa y muy roja y es capaz de destruir no solamente a individuos, sino incluso a comunidades o ciudades enteras. Y aquí termino, ante todo, porque no quiero que mi primer post en este espacio deprima a nadie. Al contrario, mi intención original era la de empezar este blog con el mismo tema con que comencé a colaborar en Cine PREMIERE, hará ya unos seis años: con El Padrino. Para mí, ya lo he dicho, la mejor película con la que me he cruzado en la vida. Pero resultó que en este pequeño diálogo entre Sicilia y un servidor se me cruzó una Nápoles agresiva y de dientes afilados, una Nápoles que haría llorar de tristeza a Vito Corleone antes de arrojar al fuego sus códigos de honor, una Nápoles que, tristemente, se parece cada vez más al Distrito Federal… o viceversa. He aquí el trailer de Gomorra:

Y aquí, porque honor merece, una de mis secuencias favoritas de El padrino (y para mí, el mejor final en la historia del cine):

Hasta la próxima.

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Notas relacionadas

Comentarios