Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #151 – El primer overlord en Hill House

The Haunting of Hill House, El primer hombre en la luna y Overlord.

November 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Upgrade: Máquina asesina – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 5
Votar ahora:

Por:

14-09-2018
Upgrade Máquina asesina

Leigh Whannell escribe y dirige una película de ciencia ficción inteligente y con corazón de cine serie B.

Título original: Upgrade
Año: 2018
Director: Leigh Whannell
Actores: Logan Marshall-Green, Melanie Vallejo, Steve Danielsen
Fecha de estreno:14 de September de 2018 (MX)

Leigh Whannell y James Wan dejaron su natal Australia para probar suerte en Hollywood con El juego del miedo (Saw) en 2003 y el resto es historia. El destino fílmico los regresaría a aquel continente en 2017: mientras Wan dirigía Aquaman, Whannell hacía lo propio con Upgrade Máquina asesina.

Aunque faltan algunos meses para conocer el producto final de Wan, con Upgrade Máquina asesina Whannell ha demostrado que todavía puede hacer maravillas con un presupuesto tan limitado como los $5 millones de dólares que tuvo para realizar ésta. Y es una cifra particularmente sorprendente, pues se trata de una película de ciencia ficción. La historia nos lleva a un futuro cercano en el que la tecnología ya es capaz de ofrecerle una segunda oportunidad a Grey Trace, un hombre que es víctima de un terrible accidente que lo deja parapléjico y que gracias a un pequeño microchip puede volver a caminar… y hacer muchas más cosas.

Lo cierto es que la película está lejos de los espectaculares visuales de algo como Blade Runner 2049 o alguna otra producción de gran presupuesto. Incluso pareciera que estamos en una ciudad futurista con unos 30 ciudadanos… pues es claro que a la producción ya no le alcanzó para contratar más extras. Sin embargo, aún con sus limitantes, la película se da el lujo de ser mucho más sangrienta que una cinta mainstream, pues la clasificación no era algo de lo que debían preocuparse. La evolución del protagonista a lo largo de la historia es notorio, pero el resto de los personajes no están muy bien delineados: simplemente están ahí para lo que el personaje de Grey requiera, así sea su ayuda o para matarlos.

Upgrade Máquina asesina se inspira mucho –y eso ha señalado Whannell en entrevistas– en la primera Terminator de James Cameron en 1984, con los mismos toques de serie B y ciencia ficción. También se ven guiños a Robocop, de Paul Verhoeven, e incluso The Matrix de las hermanas Wachowski. En todas éstas, la tecnología es el vehículo principal para presentarnos una historia de venganza y traición, con muertes violentas y humor que en manos de un realizador novato habría sido desastroso.

Al ver la primera secuencia de acción sabemos que Whannell conoce su producto, su historia y la forma en que la quiere ejecutar, bajo qué reglas y especialmente qué se puede permitir con un presupuesto tan reducido. Lo sorprendente es que incluso logra proponer pequeños guiños cuando muchos otros cineastas no saldrían de su zona de confort. El uso de la cámara cuando Grey está bajo el control del chip de inteligencia artificial, aunque sencillo, le da un estilo visual a la que es, de por sí, una historia original: una steadicam colocada en sincronía con las piruetas del actor, que dan la impresión de que el mundo a su alrededor se mueve, mientras él permanece inmóvil.

Logan Marshall Green (no, no es Tom Hardy) sostiene la película con un protagónico que bien podría haber sido caricaturizado, pero su actuación, así como la del resto del elenco, no se toma muy en serio ni pretenden crear el debate filosófico del desprendimiento entre cuerpo y mente. Aún así, al comenzar los créditos finales, Whannell logra que no dejemos de pensar en las repercusiones de una tecnología como la que propone.

Estamos ante una nueva apuesta de Blumhouse Productions, la cual parece siempre retar al equipo creativo con el que trabaja y eso le está funcionando. Desde ¡Huye! con $4.5 millones de dólares de presupuesto, pasando por Feliz día de muerte con $4.8 MDD, hasta la exorbitante cantidad de $9 millones que manejó M. Night Shyamalan para Fragmentado. Aquí Leigh Whannell y compañía logran una cinta inteligente que juega dentro del terreno cyberpunk, pero que nunca deja de entretenernos, como lo hicieran muchas películas serie B de los 80.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Terminator (Dir. James Cameron, 1984)
  • Robocop (Dir. Paul Verhoeven, 1987)
  • Dredd (Dir. Pete Travis, 2012)

Stanley Kubrick alguna vez dijo "Para tener una visión más amplia, no sólo vean cine bueno, también el malo" obvio le hice caso en lo segundo y es muy divertido.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios