Buscador
Ver el sitio sin publicidad Suscríbete a la revista
Entrevistas

«La casa de papel es un símbolo más allá de la ficción»: Úrsula Corberó

02-09-2021, 6:58:54 PM Por:
«La casa de papel es un símbolo más allá de la ficción»:  Úrsula Corberó

Úrsula Corberó, también conocida por su interpretación de Tokio, rememora el legado de La casa de papel.

Son muchas las series contemporáneas que gozan de un enorme éxito en todo el mundo, al grado de que se habla de una edad de oro televisiva. En medio de tantos títulos catalogados como imperdibles, hay un caso especialmente curioso: La casa de papel. Una serie española que aunque apuntaba más al público local con la historia de un atraco imposible, terminó convirtiéndose en un auténtico fenómeno. No sólo por su éxito global, favorecido por la adquisición de Netflix, sino porque muchos de sus elementos más característicos –el mono rojo, la máscara de Dalí y el Bella ciao– fueron adoptados como símbolos de protesta alrededor del mundo.

Luego de cuatro temporadas, el robo se acerca a su fin con el estreno de la quinta parte. Cine PREMIERE habló con Úrsula Corberó, también conocida como Tokio, sobre sus sensaciones ante el inminente desenlace y el legado de una serie que se ha ganado con creces su lugar en la historia de la TV.

Robin Hood, Bonnie y Clyde, Fuego contra fuego… ¿por qué nos gustan las historias de ladrones y atracos?

Porque se atreven a hacer las cosas que nosotros no nos atrevemos. No lo sé, me lo estoy preguntando la verdad, no lo había pensado nunca. Pero sí que hay algo con La casa de papel, algo que va más allá de la ficción y que se ha convertido en un símbolo. Es muy difícil saber cuál ha sido la clave del éxito, creo que hay varios factores pero sí que tiene que ver con que la gente se siente muy identificada con esta banda. Personas con pocos recursos que consiguen alzar su voz y dar un golpe en la mesa. Hay algo de eso que a la gente le da mucho gusto.

Esta quinta parte abordará el pasado de Tokio, ¿qué aporta esto a la trama central?

La verdad es que me encantó cuando me dijeron que iban a recuperar esa historia que aparece en el primer capítulo de la primera temporada y que va a explicar por qué Tokio es de la manera que es. Me parece muy bonito que se le diera la oportunidad. No lo veo como una justificación porque sabemos que Tokio a veces hace cosas y se equivoca, pero también me parece muy bonito que los guionistas le dejen equivocarse, porque es necesario que los personajes femeninos se puedan equivocar también en la ficción y más si son de peso. Creo que la gente va a empatizar mucho más con ella y la va a entender.

Tomando en cuenta la popularidad del personaje y la dupla que formas con Miguel Ángel Silvestre, ¿alcanzarán el nivel de Bonnie y Clyde en el imaginario colectivo?

Ojalá, ¿te imaginas?. Y qué diría, ¿Tokio y quién más? [Ríe] Bueno, creo que ahí se liaría porque claro, Tokio ha tenido varios amores en su vida, pero sería increíble. Antes estaba haciendo una entrevista con una chica de Filipinas y me decía que el disfraz mas llevado ahí había sido el de Tokio. A mí me dicen esas cosas y te prometo que se me pone la piel de gallina porque digo, cómo puede ser. Esto empezó siendo un experimento. Porque era algo súper nuevo en España, súper arriesgado, diferente y no sabíamos si iba a salir bien o mal o muy bien o fatal. De hecho cuando estrenó en España funcionó normal. Después de lo que pasó con Netflix, cuando nos dicen este tipo de cosas, siento que todavía estoy digiriendo la movida.

¿Nunca imaginaste este fenómeno?

No. De ninguna manera. Era impensable. Pero, es verdad que me acuerdo que cuando empezamos a rodar, antes de que la serie fuera de Netflix, le dije a Jesús Colmenar, el director: “Tío, esta serie la va a comprar Netflix fijo, porque estábamos todos de rojo, es la serie de rojo”. Y ahí, lo pensé en plan de que ojalá la compre Netflix, yo con eso ya me conformaba, ¿sabes? [Ríe] Un sueño hecho realidad, claro lo que pasó después, ya fue otra movida.

Más allá del éxito, La casa de papel ha sobresalido por su impacto social al estar presente en manifestaciones, rescate de refugiados, estadios de futbol. ¿Qué sientes cada que vez una noticia de este tipo?

Lo primero es que me emociona mucho y me siento muy afortunada de que se me haya dado la oportunidad de formar parte de un proyecto así. Lo que más me emociona es la gente, cuando me para por la calle y me cuenta cosas. Me paran muchas mujeres con la escena de la puerta, cuando Tokio dibuja la puerta en el baño con Río y le cuenta lo de su madre, de que estaba sola de pequeña. Muchas mujeres me decían de la puerta, ‘para mí significó esto o lo otro y me llevó a actuar de esta manera o llevaba años sin atreverme a afrontar una situación…’ Y ahí te das cuenta de que esto va más allá de la ficción, tiene otro tipo de connotación. Pero claro, ha sido todo tan loco, que cuando me preguntas qué me pasa por la cabeza, me vienen tantas cosas que no sé describirlo con palabras. Siento que para poder hacerlo bien tendríamos que vivirlo todos [Ríe].

¿Este fenómeno habría podido repetirse en otro contexto?

No lo podemos saber. Igual que no te puedo contestar por qué ha sucedido ahora. Es una pregunta que nos hacen mucho y lo hemos hablado en grupo: ¿Cuál ha sido la clave del éxito? ¿Qué ha pasado por la cabeza de las personas? Ha superado las fronteras, ha ido más allá de lo cultural también, tienes algo universal con lo que la gente ha conectado en diferentes partes del mundo y yo creo que tiene que ver con la hermandad de los personajes. El darle el poder a los que no tienen el poder. Como bien dices, esto tiene que ver con el momento en que está pasando ahora, porque estamos viviendo una crisis mundial muy fuerte, se nos está yendo todo de madre. Creo que a la gente le da mucho placer y de alguna manera cogen su propio avatar con cada personaje de la banda y les da mucha satisfacción pensar que ellos son capaces de hacer eso. Esto sólo sucede cuando hay muchos problemas y la gente está acumulando mucho desde hace tiempo. Entonces es dar también ese gusto. Yo veo también La casa de papel como espectadora y me pasa. Pienso, qué gusto poder hacer eso. Que la gente sin poder pueda ser escuchada. Qué necesario. Sería increíble si eso sucediera de verdad en el mundo. ¿No crees que el mundo iría muchísimo mejor?

Se habla de continuar la franquicia con posibles spin offs, ¿crees que Tokio podría ser uno de los personajes elegidos o que ha tenido suficiente desarrollo con su rol de protagonista y narradora?

Te voy a ser súper honesta: yo ya he hecho un duelo, un luto terminando La casa de papel. Creo que ha sido una etapa muy importante en mi vida y de las más intensas que me han tocado vivir. Han sido cuatro años muy fuertes para lo bueno y para lo malo y ahora siento que necesito saber qué será lo próximo que no sea La casa de papel. No sé dentro de unos meses, a lo mejor me preguntas y te digo ‘sí, sería lo más’. No lo sé. No me gusta cerrar puertas a nada. Estoy hablando un poco de la situación y en el momento en que me siento ahora y que también tengo ganas de experimentar en cosas nuevas. Porque es verdad que La casa de papel también me ha brindado la oportunidad de acceder a cosas y me gustaría aprovechar este momento y demostrarme a mí misma que soy capaz de hacer cosas diferentes.

¿Qué opinarías de un remake desde los Estados Unidos?

Me parecería raro que hicieran un remake en Estados Unidos porque me han contado que desde la pandemia ha empezado a verla mucha gente. Entonces, si están viendo la original, me parecería un poco raro contar la misma trama con personajes de ahí. Pero a mí los remakes siempre me han hecho mucha gracia, así que si lo hacen, lo voy a ver seguro [ríe]. Pero me parecería raro porque además es difícil que suceda eso. Cuando pasó toda la locura siempre nos decían desde Netflix que ‘todavía nos falta introducirnos un poquito en el mercado americano’. Porque es verdad que les gusta consumir lo que hacen y la gente no está acostumbrada a ver un producto de ficción con subtítulos. Creo que es algo súper nuevo para ellos, pero está sucediendo y sucedió a partir de la cuarentena, que la gente empezó a ver la primera temporada. Entonces, lo de un remake ahora no lo sé, yo intentaría darle un empujoncito más a la original.

¿Qué se siente escuchar o leer a personalidades como Stephen King, Oprah Winfrey o Pedro Sánchez (presidente de España) hablar de La casa de papel?

[Silencio] ¿Oprah ha hablado al respecto de La casa de papel?

Se han publicado varios artículos al respecto en su sitio.

What? No he visto eso. Lo voy a ver. Me acabas de dejar de piedra. Pues no lo sabía, pero son tantas cosas tan locas en los últimos dos años que vamos a necesitar un tiempito más para terminar de procesarlo y digerirlo. Son cosas preciosas, evidentemente. Lo de Stephen King lo vi y flipé. También me ha contactado un montón de gente que nunca jamás pensé que me contactarían para decirme que son fans de la serie.

¿Dirías que La casa de papel marca un antes y un después en la historia del entretenimiento?

Ojalá deje su huella. Yo creo que hasta el momento lo que hemos conseguido es algo impensable y con todo lo vivido hasta el momento me doy por bien servida. Pero creo que sí, La casa de papel es un símbolo más allá de la ficción y eso es algo que espero quede para siempre. En mí va a quedar para siempre, por supuesto, esto no hace falta que te lo diga.

El inicio de la quinta parte alude mucho a la última vez que se hace algo. En tu caso, ¿cómo te sentiste cuando el rodaje se acercaba a su fin?

Estábamos todos muy casados. Esta serie es agotadora. Nos ha dado cosas muy intensas en lo bueno y en lo malo. Lo bueno ha sido muy bueno y lo malo ha sido muy malo, ¿sabes? [Ríe] porque es muy exigente en todos los aspectos. No solamente el actor tiene que interpretar, tiene que ser deportista de élite, tiene que jugársela, tiene que tomar riesgos y aparte hay un aspecto técnico de posiciones, marcas de luz donde uno necesitaba estar muy concentrado y traer el trabajo muy bien hecho desde casa para poder hacer todo a la vez. Por un lado sentía que necesitábamos acabar porque estábamos tirando de un lado en el que no quedaba energía. Estábamos completamente destrozados y agotados. Pero por el otro, cuando estás en un proyecto tan intenso y compartiendo durante tanto, eso crea un vínculo todavía más fuerte. Es casi como irse a la guerra [ríe]. Está todo muy a flor de piel y vives cosas muy intensas. Yo tenía mucha tristeza, estaba muy triste ese [último] día. Ese día y las dos semanas antes empecé a darme cuenta de que se acababa y sentía mucha pena y mucho vértigo al pensar que había estado ahí cuatro años y preguntarme qué venía. Si volvería a vivir esto. Si volvería a vivir un fenómeno así. Más allá del éxito, tenía más que ver con algo que habíamos logrado. Un cumplido, algo que empezó como un experimento, con muy poco presupuesto y que terminó siendo algo que nos salió muy bien y de lo que podemos sentirnos orgullosos. Eso es muy bonito y da mucha pena cuando se termina.

mm Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.
Suscríbete al Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Comentarios