Revsita del Mes Suscríbete
Cine PREMIERE #187 – El podcast de las nerds

Booksmart, Historias de miedo para contar en la oscuridad.

August 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Velvet Buzzsaw – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 3
Calificación usuarios: 2
Votar ahora:

Por:

02-02-2019
Velvet Buzzsaw

El mundo del arte visto a través de personajes desalmados.

Título original: Velvet Buzzsaw
Año: 2019
Director: Dan Gilroy
Actores: Jake Gyllenhaal, Natalia Dyer, John Malkovich, Toni Collette
Fecha de estreno:01 de February de 2019 (MX)

Tras su potente ópera prima, Primicia mortal (2014), Dan Gilroy escribiría y dirigiría Roman J. Israel Esq., un drama legal que le daría a Denzel Washington una nueva nominación al Oscar como Mejor actor. Ahora con Velvet Buzzsaw, su tercer película como guionista y director, el realizador vuelve a hacer equipo con Jake Gyllenhaal en un thriller enfocado en el mundo del arte contemporáneo.

Al igual que en sus obras pasadas, aquí estamos ubicados principalmente en Los Ángeles, donde (entre galerías y exposiciones) conocemos a diversos personajes pertenecientes a este mundo: Gyllenhaal como un crítico de arte; la comerciante de pinturas, instalaciones y demás obras Rhodora Haze (Renee Russo); su asistente Josephina (una poco creíble Zawe Ashton), y los artistas Damrish (Daveed Diggs) y Piers (John Malkovich). Todos ellos serán seducidos por la obra de un pintor fallecido en extrañas circunstancias y pronto el elemento sobrenatural se apodera de la película a través de exóticas muertes.

A pesar de que Velvet Buzzsaw es una película sumamente visual –atención al uso de los ojos en las pinturas antes que ocurran los asesinatos, o la composición visual de la pintura que guarda Rhodora Haze– lo cierto es que el guion adolece al momento de crear personajes con los cuales nos sintamos identificados.

Y no que se busque tener una empatía con personajes “antagónicos” entre ellos mismos. Ninguno resulta entrañable más allá del personaje del tipo «es una película de Destino final y queremos saber cómo van a morir las víctimas». Gilroy parece estar más interesado en la forma de Velvet Buzzsaw (sus cuadros, fotografía, arte en sí) que en su fondo (guion, actuaciones).

Paradójicamente –o quizás era la intención del director desde un principio– Velvet Buzzsaw se termina pareciendo a aquello que tanto critica. En algún momento Piers dice: “¿me llegué a copiar a mí mismo?” y le contestan: “No lo haces si es tu canon”. Y eso parece haber realizado Gilroy, una crítica y una sátira al mundo del arte contemporáneo en donde todo (desde bolsas de basura apiladas en el suelo o un cuerpo humano muerto al lado de una obra) podría ser una pieza de arte dispuesta a recibir ovaciones del público. Aunque les de un sinfín de interpretaciones, la película quiere ser mucho más profunda de lo que en realidad es: una cinta de horror en la que el espíritu de un artista maldito atormenta a sus víctimas, punto.

Probablemente el único personaje con el que Gilroy logra que sintamos empatía es con Coco (Natalie Dyer de Stranger Things) quien es esta persona ajena al mundo del arte, pura de toda la pretensión y egocentrismo. Sin embargo, es opacada por todas estas excéntricas figuras que aparecen en nuestra pantalla.

Sin ser spoiler, los créditos finales nos muestran un personaje que hace dibujos sobre la arena en la playa, mismos que no durarán ni serán vistos por nadie debido a que las olas se los llevarán. Esto es referencia al mismo director y guionista, quien dijo que tras ser cancelada la película de Superman Lives que haría Tim Burton (y que él escribió), fue al mar a escribir cosas porque así sentía que era su trabajo: que escribía cosas que nadie ve. Pero ahí mismo decidió que iba a continuar su labor como guionista en ese entonces y no le iba a importar por cuántas personas sería visto o si tendría éxito comercial, sino que lo haría para sí mismo.

Y aunque al director/escritor ahora escribe para sí mismo sin importar el éxito comercial, existe una frase en la película que parece también hablar por él: “¿De qué sirve el arte si nadie lo ve?”, y es entonces cuando entra Netflix y logra que su obra llegue a todo el mundo.

Con Velvet Buzzsaw Gilroy critica a este mundo del arte contemporáneo, en el que la gente involucrada parece vivir en una burbuja, en donde algunas obras a ojos del ciudadano promedio son ridículas, pero mientras sean celebradas o destrozadas por este gremio, no importa mientras se hable de ellas.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Big Eyes (Dir. Tim Burton, 2014)
  • Primicia mortal (Dir. Dan Gilroy, 2014)
  • Basquiat (Dir. Julian Schnabel, 1996)

Stanley Kubrick alguna vez dijo "Para tener una visión más amplia, no sólo vean cine bueno, también el malo" obvio le hice caso en lo segundo y es muy divertido.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios