Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #156 – Don Mowgli de la Mancha

Mowgli: Relatos de la selva y El hombre que mató a Don Quixote

December 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Galerías TOPS

10 datos curiosos de Winnie the Pooh y Christopher Robin

Por:

31-07-2018
winnie pooh

Conocer estos pequeños detalles sobre el rodaje de Christopher Robin: Una experiencia inolvidable y su icónico osito, Winnie Pooh, te hará ver la película con una muy diferente perspectiva.

Christopher Robin: Un reencuentro inolvidable se estrenará este viernes 3 de agosto y el director Marc Forster, así como Ewan Mc Gregor, quien interpreta a Robin y el productor de quien nació la idea de incorporar este icónico personaje al mundo de Disney, nos dan una idea de lo que podremos esperar de este live-action. El rodaje, las raíces de Winnie the Pooh, las técnicas, la posproducción y mucho más en los 10 datos desconocidos de la película.

Grabaron en el Hotel Real de Chelsea
La entrada del internado de Christopher Robin fue filmada en la magnífica entrada principal del Hospital Real de Chelsea, ubicado en Nueva York y famoso por tener huéspedes célebres como Stanley Kubrick o Milos Forman, que residen ahí durante largas temporadas. El rodaje en ese lugar sólo duró un día, pero previo a eso prepararon el lugar durante 10 días, puesto que tuvieron que ser precavidos para no interrumpir la rutina de los huéspedes.
Tuvieron un rodaje "ecológico"
El equipo de producción de la película fue especialmente consciente de su huella ecológica en todas las locaciones de los bosques. Utilizó vehículos con muy baja presión de aire en los neumáticos para no compactar las raíces de los antiguos árboles, ni aplastar ninguno de los helechos protegidos. Además, colocó postes con cinta de advertencia para indicar al equipo de producción por dónde (y por dónde no) caminar.
Usaron peluches desgastados
Marc Forster quería ser lo más fiel posible a los personajes originales de inicio del siglo, pero además no quería que pareciera una película animada, los quería mostrar como verdaderos animales. Es por eso que estudió cada trazo de acuarela de E.H. Shepard y utilizó peluches viejos para dar la sensación de antigüedad. Ni Pooh ni Christopher Robin podían verse igual que hace 20 años. Además, los peluches eran esenciales para cada escena puesto que el director quería que los actores sintieran la presencia de los otros personajes. “Queríamos que, para los actores, fuera fácil interactuar con algo que no estaba allí en realidad, pero que, a la vez, supieran exactamente dónde debían estar y cómo debían moverse”, explica Taylor. “Pasamos mucho tiempo determinando cómo iban a moverse en el tiempo y espacio reales para estar lo suficientemente preparados al filmar”.
Winnie Pooh llegó a Disney por su noble personalidad
Desde hace 15 años, el productor ejecutivo de Disney de aquel entonces, Brigham Taylor, creyó que sería una estupenda idea retomar personajes clásicos como Winnie Pooh para llevarlos a la pantalla grande. No obstante, en ese momento ya había planes de rodar La gran película de Piglet en 2003, por lo que su deseo de incluir a un "personaje familiar y entrañable en un mundo totalmente nuevo" tuvo que esperar algunos años. Tiempo después, Taylor tuvo cada vez mayor participación dentro de las decisiones de Disney y le pidieron que hiciera una propuesta de aquella vieja idea. "El estudio apoyó mucho la idea de tomar personajes clásicos y encontrar formas de reinventarlos para contar nuevas historias, así que fue como una especie de resurgimiento de una idea vieja que teníamos”, cuenta Taylor. Para él, sentirse identificado con el osito con la pancita de fuera es muy fácil por su simplicidad, las responsabilidades a las que se le dificulta responder, la cotidianidad que nos aleja de nuestros seres queridos y la decisión de retomar lo bueno de nuestro pasado.
Grabaron con cámaras portátiles para que el movimiento de los peluches fuera más creíble
El cinematógrafo Matthias Königswieser filmó la película con cámaras portátiles tradicionales para que los movimientos de Tigger, Pooh y el resto fueran más reales. Después, los animó en la computadora durante la posproducción. De esta manera, la historia transcurre en Londres de mitad de siglo y en la naturaleza.
El soundtrack estuvo a cargo de Richard M. Sherman
El compositor dos veces ganador del Oscar y su difunto hermano, Robert B. Sherman, quien falleció en 2012, escribieron la música y la letra de la mayoría de las películas animadas de Winnie the Pooh y sus amigos distribuidas por Disney. En esta ocasión hay dos nuevas canciones que escucharemos dede la primera escena: “Busy Doing Nothing” y “Christopher Robin”.
Hayley Atwell tuvo que demostrar sus habilidades cómicas como esposa de Christopher
Atwell fue elegida como Evelyn Robin y al igual que el resto de los personajes, fue una elección sumamente difícil. "No quieres que quien interprete este personaje lo haga en forma bidimensional y parezca un ama de casa gruñona”, explica Forster. “Quieres asegurarte de que la actriz tenga sus propias habilidades cómicas y fuerza dramática para mantener vivo al personaje”.
Las escenas en el bosque de Cien Acres fueron grabadas en el bosque Ashdown
El autor de los libros de Winnie the Pooh se inspiró en el bosque de Ashdown, así que el director, Faster, decidió utilizar ese mismo paisaje para la película. El Bosque de los Cien Acres es más que solo un lugar en el que Christopher Robin jugaba con sus amigos cuando era niño. “Representa el descubrimiento de la naturaleza, del tiempo para jugar y del concepto de que no hay nada más importante que tomarte tu tiempo”, platica. Para él, era importante que el Bosque de los Cien Acres de la pantalla se viera y sintiera similar al de los libros de Milne. También quería que las calles atestadas de la ciudad brindaran un fuerte contraste entre este mundo real y el mundo natural del Bosque de los Cien Acres, según se ve a través de los ojos de Winnie the Pooh y de Christopher Robin.
El reto más difícil para los realizadores fue la elección de actores
El director de Christopher Robin: Un reencuentro inolvidable, Marc Fuster, junto con el productor Taylor, platicaron que encontrar a un actor que le diera vida a un personaje tan clásico como Christopher Robin pero que ahora es un adulto que no cuenta chistes sin gracia, tiene esposa y trabaja muy duro en Equipaje Winslow. Tenía que ser un actor que lograra transmitir la nostalgia de haber olvidado los aspectos de la infancia que debemos llevar con nosotros por siempre. “Había muy pocos actores que podían darnos esa sensación de agotamiento que comienzan a sentir los adultos con las pesadas responsabilidades y, a la vez, dejar entrever esa naturaleza aniñada subyacente”, explica Taylor. “Ewan McGregor puede llevarte en esa travesía visualmente”, platica el director.
Winnie the Pooh apareció por primera vez en 1924
Winnie Pooh y Christopher Robin, fueron los personajes principales de un cuento del inglés A.A. Milne titulado When We Were Very Young. No obstante, este pequeño grupo de animales no causó sensación hasta 2 años después que Milne en colaboración con el mismo ilustrador, E.H. Sherpard, escribieron Winnie the Pooh.

Escribir y el cine son mis más grandes amores. Admiro a Tarkovski, pero lloro cada que veo Up.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios