Revsita del Mes Suscríbete
CP99 – Cómo cortar a tu Hulk Hogan

Blade Runner 2049, Cómo cortar a tu patán y Nobody Speak: Trials of the Free Press

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

Los Indestructibles 3

Calificación Cine PREMIERE: 1
Calificación usuarios: 0
Votar ahora:

Por:

14-08-2014

El peor pecado que se comete en The Expendables 3, es el único que no podemos perdonar: son terriblemente aburridos.


  • Título original: The Expendables 3  

  • Año: 2014

  • Director: Patrick Hughes (Red Hill)

  • Actores: Sylvester Stallone, Jason Statham, Mel Gibson

  • Fecha de estreno:  14 de Agosto de 2014

Desde la primera entrega de Los Indestructibles (The Expendables) –concebida, escrita y dirigida por Sylvester Stallone–, la idea parecía atractiva. Más que un episodio de ¿Dónde están ahora?, se prometía al espectador el rescate e integración de héroes de acción de antaño en una sola película. Que aunque ahora sean adultos mayores, siguen pateando traseros. 

El chiste era pues, la franca explotación de la nostalgia. Y en ese sentido funcionó en taquilla, apelando también a nuestra curiosidad por ver a todos estos rudos personajes juntos. 

En lo que se refiere al título en nuestro país, desde la primera cinta llama poderosamente la atención esa terrible deformación del concepto principal. The Expendables se traduce literalmente como “los prescindibles”, que es la condición de cualquier mercenario para quien lo contrate. Es sacrificable. Hay pues, de prescindible a indestructible, un fuerte contrasentido.

Lamentablemente, las 3 películas padecen de una flojera argumental crónica, progresiva y letal. Todos cuentan exactamente con la misma estructura básica. Primero vemos a los “indestructibles” en una breve misión secreta donde rescatan a alguien. Regresan a su sede en Nueva Orleans, donde beben y exaltan su amistad. Después reciben un nuevo encargo del gobierno, que ineludiblemente es una peligrosa y cuasi-suicida aventura. Al final, salen airosos, después de que Stallone se discute a trancazos con alguno de los villanos principales.

La novedad en esta ocasión consiste en sumar con calzador al reparto a Harrison Ford, quien se limita a dar instrucciones y pilotear un helicóptero; Wesley Snipes, que a sus 52 años es uno de los veteranos “jóvenes” de la franquicia; Antonio Banderas, con el frustrado propósito de convertirlo en el factor humorístico del filme; y Kelsey Grammer, como un buscador de talento entre los mercenarios.

Más allá de la multitud de elementos que no funcionan, como una supuesta amistad entrañable entre los personajes de Stallone y Jason Statham –que se muestra más falsa que una moneda de $3 pesos–, lo que más duele es no encontrar en Los Indestructibles 3 una sola, ¡una sola!, memorable escena de acción. Porque la verdad sea dicha, a eso venimos a la sala. 

Por momentos pareciera que el único que sale bien librado es Mel Gibson, en cuyo rostro e interpretación descubrimos que no se lo toma tan en serio como los demás. Sin embargo, su melómano personaje es simplemente incapaz de eliminar a sus adversarios cuando tiene la oportunidad. Sólo falta que se aparezca por ahí Scott Evil de Austin Powers para gritarle: “¿Por qué no simplemente le disparas ahora?”.

En otro inexplicable y contradictorio punto argumental, que atenta contra la concepción misma del proyecto, nos presentan a una “nueva” generación de desconocidos indestructibles. Todos engreídos y antipáticos. La ironía involuntaria convierte a estos desafortunados individuos en los verdaderamente prescindibles de la película.

El absurdo llega a tal grado, que en algún momento ya nadie más cabe en un helicóptero. Igualito que en el sobrepoblado póster oficial. 

No me malinterpreten. Si el público objetivo para esta película pudiera convertirse en persona, ese sería yo. ¿Tener a los actores de Rambo, Terminator, Mad Max, Indiana Jones, Blade, Punisher y hasta el Transportador juntos? ¡Suena increíble! Pero el peor pecado que se comete en Los Indestructibles 3, es el único que no podemos perdonar: son terriblemente aburridos.

mm

Cinéfilo incorregible. Coleccionista de juguetes de películas. Fundador y conductor de @CinemaNET. Colaborador en Efekto Noticias y Filmmen. Escribe en Cine PREMIERE desde el 2002.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

Comentarios